ÁCIDO CLAVULÁNICO Y AMOXICILINA » Cómo actúan juntos

El ácido clavulánico es un compuesto químico muy utilizado en la industria farmacéutica, en donde suele ser incluido en la presentación de diversos antibióticos. Esto se hace así, ya que hay personas que por diversas razones comienzan a presentar resistencia a los mismos, y este ácido al actuar como un inhibidor de las enzimas betalactamasas, ayuda a que la inmunidad de las bacterias sea combatida.

Uno de los antibióticos con los que mayormente es combinado es la amoxicilina, ya que juntos actúan muy bien y benefician la salud de las personas. Es por ello que conocer todo sobre el ácido clavulánico y amoxicilina es importante.

Ácido clavulánico y amoxicilina

Ácido clavulánico y amoxicilina

El ácido clavulánico y amoxicilina es utilizado para combatir ciertas afecciones, las cuales son provocadas por bacterias; como las que se producen en los oídos, piel, sistema urinario o en los pulmones. La amoxicilina se encuentra presente en el grupo de medicamentos conocidos como penicilinas, y sirve para frenar el crecimiento de las bacterias; sin embargo, muchas veces tiende a perder su eficacia.

Por su parte el ácido clavulánico es un compuesto químico que se conoce como “inhibidor de las enzimas betalactamasas”, y su función radica en prevenir que las bacterias sean inmunes o anulen el efecto de la amoxicilina.

¿Por qué es tan común combinar ácido clavulánico y amoxicilina?

Es muy común conseguir medicamentos que contienen ácido clavulánico y amoxicilina, y esto se debe al efecto tan eficaz que poseen juntos. Cuando las bacterias están en contacto con antibióticos de forma habitual, originan un mecanismo de defensa hacia ellos; haciendo que su efecto no les cause nada.

Las bacterias pueden tener muchos tipos de resistencias pero uno de los más comunes es el de producir enzimas betalactamasas que hacen que el antibiótico, en este caso amoxicilina, no pueda actuar y su efecto no resulte eficaz.

Acción del ácido

Cuando se lleva a cabo este tipo de resistencia, es cuando el ácido clavulánico es fundamental, ya que el mismo se encarga de inactivar esas betalactamasas para que de esta forma la amoxicilina pueda actuar eficazmente.

Es decir que si se combina ácido clavulánico y amoxicilina para combatir afecciones por bacterias que no generan betalactamasas, no se podrá conseguir el efecto deseado, e incluso podría ocasionar algunas reacciones adversas. Es por ello que es necesario siempre consultar antes con un médico especialista, para que lo diagnostique.

Presentaciones y forma de consumirlas

ácido clavulánico

La combinación de ácido clavulánico y amoxicilina viene en diversas presentaciones para ser tomadas por vía oral: cápsulas, tabletas masticables, suspensión liquida y gotas pediátricas. Aunque también pueden ser encontrados en ampollas o inyectables para ser administrado de forma parental.

¿Cómo ingerirlo?

En cuando a la forma de ingerirse, se recomienda hacerlo antes de la comida, la dosis correcta y cada 8 horas; es decir tres veces al día, o hacerlo dos veces al día cada 12 horas.

Es importante tratar de tomar el medicamento siempre a la misma hora, para evitar que se olvide una dosis. Pero en caso de olvidarla, hay que ingerirla tan pronto como se acuerde. Aunque si ya se acerca la hora para la dosis siguiente, es preferible olvidar aquella que no tomo y seguir con el tratamiento normal.

De igual forma hay que seguir al pie de la letra todas las instrucciones que indica la etiqueta del medicamento, así como todas las indicaciones del médico; recordando que el fármaco debe ser ingerido únicamente si el especialista lo recetó.

Precauciones: aspectos a tener en cuenta

En caso de que necesite tomar ácido clavulánico y amoxicilina es necesario tener cierta precaución al momento de hacerlo. Es por ello que se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

  • Indicar al médico si es alérgico a alguna de estas dos sustancias o si presenta alguna enfermedad.
  • No ingiera más de la dosis recetada por el médico, ya que podría presentar algún efecto secundario del ácido clavulánico y amoxicilina.
  • Continúe tomando el medicamento hasta que termine el tratamiento, aunque ya se encuentre mejor.