BENEFICIOS DEL ÁCIDO CLAVULÁNICO » ¿Para qué sirve?

El ácido clavulánico es un ácido muy utilizado por la industria de la medicina y la farmacéutica para tratar diversas enfermedades. Básicamente los beneficios del ácido clavulánico consisten en la actuación frente a diversas infecciones, tras su unión con algún tipo de antibiótico.

En general el ácido clavulánico posee una potente, pero no suficiente, acción antibacteriana; la cual combinada con la acción de los antibióticos, especialmente la amoxicilina, ofrece una acción inhibidora de las enzimas lactamasas.

Estas enzimas inhiben la acción de los antibióticos comunes, por lo que tratar diversos tipos de infecciones suele resultar imposible. Por ello, gracias a las propiedades del ácido clavulánico, se suele unir con el antibiótico y erradicar la acción de estas enzimas; logrando así una potente acción contra la infección presentada.

Beneficios del ácido clavulánico

beneficios del ácido clavulánico

Los beneficios del ácido clavulánico están básicamente destinados a actuar en conjunto con los antibióticos para mejorar la acción frente a algunas infecciones. Entre los principales beneficios destacan los siguientes.

Tratamiento de infecciones causadas por bacterias

Entre los principales beneficios del ácido clavulánico destaca su uso para el tratamiento de diversas infecciones de origen bacteriano. Estas infecciones pueden ser las que se producen en el oído, infecciones respiratorias, en el tracto urinario, en la piel, infecciones dentales, entre muchas otras.

Cabe destacar que su uso es únicamente cuando se trata de infecciones causadas por bacterias. Cuando se trata de algún tipo de infección viral, como la gripe, por ejemplo, el ácido clavulánico no tiene efecto.

Impide el crecimiento de bacterias

El ácido clavulánico es muy utilizado en conjunto con algún tipo de antibiótico, sobre todo la amoxicilina, para evitar el crecimiento de las bacterias.

Su efecto es anti bacteriano, por lo que mata y evita el crecimiento de las bacterias, que son las causantes de la presencia de ciertas infecciones.

Especialmente su uso radica en la inhibición de la beta-lactamasa; una enzima que tiene como principal característica que destruye la acción que ejercen los antibióticos en contra de algunas infecciones; de allí a que sea común que se añada ácido clavulánico a estos medicamentos.

Tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (ETS)

El ácido clavulánico es también eficiente para el tratamiento de algunas enfermedades de transmisión sexual. Una de las más comunes suele ser la epidimitis, la cual suele presentarse como una infección bacteriana que produce inflamación y dolor en los testículos.

Además, suele ser eficiente para el tratamiento de otras enfermedades de transmisión sexual además de la mencionada anteriormente.

Precauciones

beneficios del ácido clavulánico

A pesar de que los beneficios del ácido clavulánico son muchos y es muy utilizado para el tratamiento de diversas infecciones de carácter bacteriano; su uso puede traer diversos efectos secundarios. Aunque estos no son comunes, cada organismo es distinto y se pueden presentar. Entre los más destacados se encuentran:

  • Diarrea.
  • Fiebre.
  • Nauseas y vómito.
  • Reacción alérgica (puede ser cutánea, hinchazón de labios, entre otros).
  • Irritación en la piel, ojos amarillos.
  • Dolor de estómago.
  • Orina de color oscuro.

Ante la presente de alguno de estos síntomas, es importante que se acuda con un médico especialista a fin de evitar cualquier complicación.

Además, es importante destacar que no debe administrar ácido clavulánico sin que un médico se lo haya recetado. Básicamente porque cuando se administra una dosis incorrecta o sin necesidad, puede crear resistencia a ciertas bacterias, lo cual conllevaría a que la infección no pueda ser erradicada fácilmente.

Por otro lado, es importante destacar que en casos de gripe, de tos o alguna infección que sea viral, no se debe administrar ácido clavulánico porque sencillamente no tendrá ningún efecto; y lo que puede ocasionar es lo que se describió anteriormente: la resistencia de las bacterias frente al ácido clavulánico.