PRESENTACIÓN DEL ÁCIDO CLAVULÁNICO » Pastillas, masticables

El ácido clavulánico es un compuesto químico de gran importancia para el organismo, ya que ayuda a evitar que las bacterias causantes de enfermedades, destruyan el efecto que tienen los antibióticos suministrados; es por ello que se pueden encontrar uno que otro medicamento y presentación del ácido clavulánico.

Hay que recordar que los antibióticos se suministran con el fin de tratar algunas afecciones. Sin embargo, muchas veces puede ocurrir que la persona comience a manifestar cierta resistencia a los mismos; ocasionando que el medicamento no haga el efecto esperado.

Y es allí cuando el ácido clavulánico entra en juego, ya que éste actúa como inhibidor de las enzimas betalactamasas, las cuales secretan determinadas bacterias; restableciendo así la actividad antimicrobiana de los medicamentos betalactámicos. Este efecto hace posible que los antibióticos puedan cumplir con su propósito, el cual es eliminar las bacterias que causan enfermedades.

Presentación del ácido clavulánico y dosis recomendada

presentación del ácido clavulánico

El ácido clavulánico está presente en varios medicamentos. Sin embargo, su uso se da en combinación con algunos antibióticos como la amoxicilina; puesto que juntos son eficaces para tratar infecciones en la piel, orina, pulmonar e incluso auditivas.

Por otra parte, la presentación del ácido clavulánico es variable; ya que puede ser encontrado en pastillas, solución, cápsulas de liberación prolongada y tabletas masticables.

Pastillas

La forma correcta de consumir las pastillas con ácido clavulánico, es por vía oral antes de la comida; es recomendable ingerirla con mucha agua. Dependiendo de la razón por la que se esté suministrando, el tratamiento se realiza cada 8 horas (tres veces al día) o cada 12 horas (2 veces al día).

Tabletas masticables

Las tabletas masticables también se deben consumir antes de las comidas, cada 8 o 12 horas según las indicaciones del médico. Es importante que éstas sean masticadas a fondo antes de ser ingeridas, así que una buena opción es triturarlas antes.

Cápsulas de liberación prolongada

Por lo general, las cápsulas de liberación prolongada se toman junto con las comidas o bocadillos cada 12 horas, es decir 2 veces al día. Es necesario tragarlas enteras, sin masticarlas o triturarlas.

Solución

La solución debe ser tomada cada 8 o 12 horas, de acuerdo a la dosis correcta establecida por el médico especialista. Generalmente es recomendable hacerlo antes de las comidas, pero antes de ello es necesario agitar bien el frasco cada vez que se vaya a ingerir; esto con el fin de asegurarse que el medicamento esté bien mezclado.

Recomendaciones finales

Sin embargo, a pesar de que estas son las dosis generales, es necesario ir a un médico especialista para que, además de que le recete el medicamento, le indique cuál es la dosis de ácido clavulánico que requiere para el tratamiento; ya que cada paciente, según la infección que tenga, puede requerir de una dosis diferente.

Es por ello que es importante seguir al pie de la letra todas las indicaciones que le indique su médico. Además, el medicamento debe consumirse únicamente si así el médico lo ha recomendado, de lo contrario no se recomienda su ingesta; auto medicarse no es bueno.

Por otra parte, es importante no consumir más de la dosis recomendada, ya que un exceso del mismo podría ser contraproducente para el paciente; trayéndole efectos secundarios en su salud. De igual forma, se debe evitar ingerir una dosis inferior de ácido clavulánico; ya que si esto ocurre el medicamento no realizará el efecto deseado.

Así que en caso de olvidar alguna dosis, es necesario consumirla tan pronto como lo recuerde. Sin embargo, si es hora de consumir la siguiente, es preferible saltarse la dosis olvidada y continuar con el tratamiento regular. Ya que no es recomendable tomar una dosis doble para compensar la olvidada; puesto que eso ocasionaría un exceso del mismo y traer algunas reacciones adversas.